La firma de todas las cosas de Elizabeth Gilbert

5 (100%) 1 vote

Elizabeth Gilbert

Cuenta una historia donde el protagonista es el vasto mundo de la botánica, y nos demuestra que el saber es un lujo que no todos pueden tener.

La novela comienza presentándonos a Henry Whittaker, un irlandés que intenta llevar un camino totalmente diferente que el de su familia, fundamentalmente al de su padre. Henry es consiente que nada va ser fácil, él sabe no debe permitirse un momento de debilidad, es así que su ímpetu para comerse al mundo lo lleva a convertirse en uno de los personajes más ilustres y respetados de Filadelfia (lugar donde residía y desde donde controlaba todos sus negocios) y de los lugares más recónditos que su nombre podría haber alcanzado. Henry no tuvo un buen pasado, pero si logró tener un buen futuro.

La obra toma base el 5 de enero de 1800, después de varios intentos fallidos, Beatrix Whittaker logra dar a luz con mucha satisfacción a Alma Whittaker, quien más adelante seria la única paciente compañera de su padre, pese a tener un hermana adoptiva llamada Prudence. Apodada “ciruela” por él, ella se convertió en una niña de holgados conocimientos, y como era de esperarse, era elogiada por los personajes más extraordinarios que solían sentarse en la mesa de reuniones que se celebraban en “White Acre”, la finca de los Whittaker.

Si estás bastante sana para llorar, estás bastante sana para trabajar. – Beatrix

Los años transcurrían y Alma junto a su hermana Prudence se convertían en mujeres con mucho conocimiento, sus presencias tomaban mucha relevancia en las innumerables reuniones que se organizaba en su hogar.

Alma compartía la misma pasión que sus padres por las plantas, lo que hizo hincapié en las diversas publicaciones que realizo con ayuda de su buen amigo George Hawkes, de quien en primera instancia estaba enamorada.

Todos sus ensayos fueron bien recibidos por los expertos, quienes no dudaron en expresarlo a través de cartas de elogio que recibía la brillante botánica entregada a sus estudios científicos. Alma, tras la muerte de su madre, asume las responsabilidades que la señora realizaba. Su evidente inteligencia y dominio de las matemáticas le ayudo a sacar a flote y organizar todos los asuntos del negocio de su familia.

Ya con la madurez suficiente y tras haber perdido al primer amor de su vida, Hawkes, distanciado de su hermana Prudence, distanciada de a su única amiga Retta, Alma se sumerge en una vida rutinaria donde su único escape eran sus estudios sobre los musgos, llamado por ella “el tiempo musgo”. Su vida tiene un giro de 180% tras la aparición de Ambrose, un enigmático artista del quien ella se enamora intensamente.

Todos y cada uno de los personajes que Alma se encuentra en el transcurso de esta historia, de Elizabeth Gilbert, le enseñan distintas perspectivas de ver el mundo y la vida, donde nada es lo que parece, donde cada palabra tiene consecuencias y cada silencio también, también le demuestran que siempre tienes a alguien que te ayudará a levantarte y hacerte ver la cruda realidad (no somos los únicos que padecemos dolor, el mundo siempre sufre decepciones), en el mundo existe tanto por descubrir y tan poco tiempo para hacerlo que a veces tu imaginación puede hacerte recrear escenas insólitas, que al descubrir la verdad te haran sentir el ser más despreciable. Pese a nuestra inevitable muerte, no hay mejor forma de perdurar en el tiempo  que invertir nuestra vida en investigaciones tan exquisitas en conocimiento. ¡Toda una vida plasmada en escritos!.

En la vida de todos nosotros hay días que desearíamos borrar del libro de nuestra vida situaciones no agradables, o tal vez solo un día concreto, porque nos produjo un dolor tan grande que a duras penas somos capaces de superarlo

 ¿Te siente identificado con estas palabras?

 ¿Estas de acuerdo?